Preguntas Más Frecuentes

TODOS

Los efectos terapéuticos de las ondas de choque sobre el sistema musculoesquelético (alivio del dolor y curación) se basan en una multitud de mecanismos moleculares y celulares. Sin entrar en detalles, los principales efectos a corto plazo son el agotamiento de la sustancia presináptica P en las fibras nerviosas C (resultando en el alivio del dolor) y la mejora de la circulación sanguínea en el área tratada (que es la base para la curación). Los principales efectos a largo plazo son el bloqueo de la inflamación neurogénica y la mejora de la capacidad de deslizamiento del tendón (resultando en el alivio del dolor), así como la activación de las células madre mesenquimales y la formación de nuevos huesos (ambos implicados esencialmente en la cicatrización).
Tratamiento de tejidos llenos de aire (pulmón, intestino), tratamiento de tendones rotos, tratamiento de mujeres embarazadas, tratamiento de pacientes menores de 18 años (excepto para el tratamiento de la enfermedad de Osgood-Schlatter), tratamiento de pacientes con trastornos de la coagulación sanguínea (incluyendo trombosis local), tratamiento de pacientes tratados con anticoagulantes orales, tratamiento de tejidos con tumores locales o infecciones bacterianas y/o virales locales, tratamiento de pacientes tratados con inyecciones locales de cortisona (dentro de las seis semanas siguientes a la última inyección local de cortisona).
Es absolutamente cierto que la reducción del dolor en unos pocos días no significa que la curación haya tenido lugar en tan poco tiempo. Por otro lado, el alivio sostenido y estadísticamente significativo del dolor incluso dos años después del tratamiento de la fasciopatía plantar crónica con el método Swiss DolorClast11 es un fuerte indicador de curación. La prueba final de curación requeriría tomar biopsias, lo que no es posible por razones éticas.
Por lo general, sí es posible. Sin embargo, deben tenerse en cuenta los siguientes puntos: (i) El método Swiss DolorClast todavía no ha sido aprobado para el tratamiento de lesiones recientes; la investigación clínica relacionada está en curso. (ii) En cuanto a la patología tendinosa, es fundamental señalar que no hay tendinopatías agudas, solo las de diagnóstico reciente. La seguridad y eficacia del método Swiss DolorClast para el tratamiento de las tendinopatías recién diagnosticadas se demostró en la literatura internacional de revisión por pares para la fasciopatía plantar (Rompe et al., 201012), tenosinovitis bicipital larga principal (Liu et al., 201213) y la epicondilitis lateral o media (Lee et al., 201214)
Estas condiciones generalmente requieren un gran cuidado y tratamiento muy suave. En particular, no se debe presionar el mango de dispositivo Swiss DolorClast contra la piel del paciente. Además, el terapeuta debe ser consciente de que incluso los ajustes más bajos del Swiss DolorClast pueden ser demasiado fuertes y causar dolor excesivo durante el tratamiento. En estos casos se debe interrumpir el tratamiento. La conformidad del paciente generalmente se logra cuando se le explica que merece la pena intentarlo y que el tratamiento se puede interrumpir en cualquier momento si es demasiado doloroso.
Sí, se puede. En la literatura no hay nada documentado en cuanto a que los implantes o el material de osteosíntesis (como tornillos, placas, clavos) se aflojen después de la exposición a ondas de choque. En cualquier caso, debe evitarse el contacto directo entre el aplicador del Swiss DolorClast y los implantes o el material de osteosíntesis quirúrgica. Además, las ondas de choque no deben aplicarse "a través" de un implante o material quirúrgico de osteosíntesis para tratar una patología localizada detrás de él ya que las ondas de choque no alcanzarían su objetivo.
Un marcapasos cardíaco no es una contraindicación para el método Swiss DolorClast. Sin embargo, debe evitarse a toda costa la exposición directa de un marcapasos y sus cables a ondas de choque. En consecuencia, el tratamiento del hombro izquierdo debe realizarse con gran cuidado en caso de que el paciente tenga un marcapasos cardíaco.
No, el adelgazamiento leve de un tendón no es una contraindicación para el uso cuidadoso y leve del método Swiss DolorClast. En cambio, el tratamiento de los tendones rotos sí es una contraindicación. Como regla general, los tendones con un desgarro superior al 50 % del área de la sección transversal no deben tratarse con ondas de choque. Esto es así ya que, debido al alivio del dolor, el tendón podría romperse durante el esfuerzo físico aumentado.
El método Swiss DolorClast todavía no ha sido aprobado para el tratamiento de la disfunción eréctil. Esto se debe a que no hay pruebas clínicas suficientes para predecir un buen resultado del tratamiento con una probabilidad suficientemente alta.
Un hombro congelado (capsulitis adhesiva o periartritis del hombro) es una inflamación crónica del tejido se puede tratar con éxito con ondas de choque; esta indicación requiere movilización manual (bajo anestesia general). Por otro lado, se debe evaluar cuidadosamente si el paciente realmente sufre esta afección. En caso de que solo exista una inmovilización parcial, el tratamiento con el método Swiss DolorClast puede mejorar sustancialmente la situación. Otras mujeres pueden experimentar dolor durante los movimientos del hombro debido a un linfedema secundario incipiente o existente (a causa de la resección de los ganglios linfáticos regionales como parte de la cirugía de mastectomía). El método Swiss DolorClast está aprobado para el tratamiento del linfedema primario y secundario, y buenos resultados obtenidos por el Prof. Sandro Michelini (Roma, Italia).
Nunca se ha informado del desarrollo de linfedema debido al tratamiento con ondas de choque. El tratamiento del linfedema con el método Swiss DolorClast Suizo se ha documentado como eficiente y seguro en la literatura.15. El Swiss DolorClast está aprobado para esta indicación. No importa si la paciente ha tenido una eliminación completa de los ganglios axilares o si sólo se le han extirpado los ganglios centinela; lo que es relevante es el cuadro clínico (es decir, el desarrollo de un linfedema secundario). Por regla general, cuanto antes se inicie el tratamiento, mejor será el resultado.
La afección del cordón (síndrome de la red axilar) no es una contraindicación de ESWT. Es necesario determinar si los resultados de ESWT son satisfactorios en este caso. Hasta la fecha no se han aportado datos al respecto.
No hay una respuesta clara a esta pregunta. En cualquier caso, el tratamiento ESWT no debe interferir con la cicatrización de la herida (aunque ESWT podría mejorar la cicatrización de la herida después de la cirugía). Por otra parte, el tratamiento ESWT puede aplicarse en aquellas partes del hombro y brazo que no se ven afectadas directamente por la cirugía misma (como los músculos deltoides y trapecio superior).
No hay datos disponibles para responder a esta pregunta. Debido a que la radioterapia puede dañar el tejido considerablemente, no se deben aplicar ondas de choque al mismo tejido durante el curso de la radioterapia. El intervalo de tiempo entre la última sesión de radioterapia y la primera sesión ESWT debe ser de al menos una semana para evitar interferencias negativas potenciales entre el tratamiento ESWT y la cicatrización del daño tisular inducido por la radioterapia.
Esta pregunta no puede responderse sin tener en cuenta el estado del manguito rotador. Los tendones con un desgarro superior al 50 % del área de la sección transversal no deben tratarse con ondas de choque. En consecuencia, el tratamiento ESWT después de la descompresión subacromial o la reparación del manguito rotatorio debe ir precedido por una imagen diagnóstica diligente (MRT). Si no hay signos de ruptura del tendón supraspinato y del manguito rotador, el tratamiento ESWT es posible 8 semanas después de la descompresión subacromial o la reparación del manguito rotador.
Según la Wikipedia, "la vulvodinia es un síndrome de dolor crónico que afecta el área vulvar y ocurre sin una causa identificable. Los síntomas típicamente incluyen una sensación de ardor o irritación. Para que pueda realizarse un diagnóstico, los síntomas deben durar al menos 3 meses. Se desconoce la causa exacta, pero se cree que involucra una serie de factores, incluyendo la genética, la inmunología y posiblemente la dieta. El diagnóstico consiste en descartar otras posibles causas. Esto puede o no incluir una biopsia de la zona. El tratamiento puede involucrar varias medidas diferentes; sin embargo, ninguna de ellas es universalmente efectiva y las pruebas que apoyan su efectividad a menudo son pobres. Algunas de estas medidas incluyen una mejor atención vulvar, cambios en la dieta, medicamentos, asesoramiento psicológico y, si el tratamiento conservador no es efectivo, cirugía. Se estima que afecta hasta un 16 % de las mujeres." El método Swiss DolorClast no está aprobado para esta afección porque no hay datos disponibles que demuestren su eficacia y seguridad en su tratamiento.
El método Swiss DolorClast es adecuado para las siguientes indicaciones: tendinopatías, dolores musculares, osteoartritis, fracturas de no uniones, espasticidad, celulitis, heridas de tejidos blandos agudas y crónicas, y linfedema.
La garantía general de los productos es de 2 años. Los kits de mantenimiento del mango son los únicos que tienen una limitación en su vida útil: 1 millón de impulsos para el mango Evo Blue y 600.000 para el mango Power+.
Compresor: el usuario debe comprobar el nivel de líquido en la botella una vez al mes. El usuario debe comprobar los filtros del compresor una vez al año. Dispositivo: el dispositivo debe limpiarse periódicamente. Mango: Las juntas tóricas se deben sustituir cada 200.000 impulsos; para el kit de mantenimiento, consulte la pregunta anterior.
El método Swiss DolorClast es la tecnología de ondas de choque más demostrada clínicamente, combinada con formación para ofrecer al usuario final los mejores resultados de tratamiento.
El Swiss DolorClast Classic cuenta con aprobación FDA como dispositivo “generador, ondas de choque, para el alivio del dolor” de Clase III. Es el único dispositivo radial de ondas de choque aprobado por la FDA. Todos nuestro competidores han registrado sus dispositivos radiales con la FDA como masajeadores terapéuticos eléctricos (Clase I). No pueden utilizar la terminología de dispositivo de ondas de choque. Además, de conformidad con el código CPT (Current Procedural Terminology), los médicos de Estados Unidos no pueden facturar tratamientos realizados con estos dispositivos. Los masajeadores terapéuticos eléctricos están concebidos para dolores y malestares musculares leves.
Algunas empresas utilizan estos términos sin proporcionar detalles técnicos y/o científicos. Es razonable plantear la hipótesis de que el término "desenfocado" debería implicar que no existe un segundo punto de enfoque, independientemente de si las ondas son convergentes/concentradas, planas o radiales. Además, es muy probable que el término “plano” signifique que las ondas son lineales y, por lo tanto, ni convergentes/focalizadas ni divergentes/radiales. En la literatura no se ha demostrado si las ondas de choque desfocalizadas y planas presentan alguna ventaja científica/médica sobre las ondas radiales.
La mayoría de los estudios clínicos demostraron la eficacia del método Swiss DolorClast con 3 sesiones. Sin embargo, no existe ninguna contraindicación en añadir más sesiones siempre y cuando mejore el estado del paciente. En la mayoría de los casos, no se deben sobrepasar?? las 8 a 10 sesiones.
Se recomienda mantener el intervalo de una semana entre dos sesiones para permitir que disminuya la inflamación producida por el tratamiento de ondas de choque. Sin embargo, si un paciente se encuentra bien después de 3-4 días sin signos de inflamación, como enrojecimiento o hinchazón??, se puede administrar el siguiente tratamiento.
Cuanto mayor sea la presión de aire, mayor será la densidad de energía y el nivel de cavitación suministrado al paciente (como muestran Chitnis y Cleveland, 20061). El tratamiento de?? ondas de choque depende de la dosis. La presión del aire debe establecerse en el umbral de dolor del paciente.
La mayoría de los estudios clínicos fueron diseñados usando presión fija (a menudo por encima de 3 bares) para poder ser reproducibles. Pero no tienen en cuenta la información que facilita el paciente. Según un análisis sistemático de más de 100 ensayos controlados aleatorios publicados sobre ESWT por Schmitz et al. (2015)1, el tratamiento de ondas de choque depende de la dosis: cuanto más alta sea la presión, mejor. Una buena práctica durante el tratamiento es preguntar el biofeedback del paciente (nivel de dolor) y aumentar la presión hasta alcanzar el umbral de dolor del paciente. Esto se puede hacer al principio del tratamiento, después de 500 impulsos y después de unos 1200 impulsos.
La mayoría de los estudios clínicos se han realizado con una frecuencia que oscila entre los 6 y los 10 Hz. Los estudios recientes utilizan ahora una frecuencia entre 10 y 15 Hz. La influencia de la frecuencia todavía no se ha evaluado clínicamente, excepto en el caso de su influencia en la duración del tratamiento. La tendencias es tratar las tendinopatías con una frecuencia que oscila entre los 10 y los 12 Hz, las entesopatías con una frecuencia que oscila entre los 12 y los 15 Hz, y los músculos con una frecuencia que oscila entre los 12 y los 20 Hz, en función de la superficie cutánea por encima de la indicación y del número de impulsos.
Schmitz et al. (2015)2 demostraron que un buen protocolo es 2.000 impulsos por tratamiento. Sin embargo, esto es para una alta energía por pulso, quedándose en el punto doloroso. Un enfoque moderno para el tratamiento con ondas de choque tiende a aumentar el número de impulsos a 2.500-4.000 en función de la superficie cutánea por encima de la indicación a tratar, y moviéndose alrededor del punto doloroso.
El diámetro y por tanto el peso del aplicador influyen en la densidad de flujo de energía y en el campo de cavitación suministrado. Como regla general, cuanto más pequeño sea el diámetro, mayor será la intensidad y más pequeño el campo de cavitación. Tenga presente que la densidad de energía máxima está en la punta del aplicador.
También se conoce como el segundo ajuste de presión. Al comprimir suavemente el resorte, se acerca más al punto de patología y, por lo tanto, suministra más energía al tejido objetivo. Además, absorbe parte de la onda refractada. Esta función solo está disponible en los dispositivos BTL y EMS.
La mayoría de los estudios clínicos no prueban este parámetro y mantienen el aplicador estático sobre el punto. En términos de energía suministrada es eficiente, pero no es tan bueno desde el punto de vista de la satisfacción del paciente. Un buen enfoque es comenzar desde una zona alejada del punto más doloroso y acercarse poco a poco hacia este punto.
En los primeros días de la ESWT, las ondas de choque se consideraban un tratamiento de "Línea 2" o incluso "Línea 3", es decir, se indicaban solo después de la aplicación de otros protocolos de tratamiento conservadores sin éxito (para obtener conocido ejemplo, véase "Plantar Heel Pain Treatment Ladder" sw Thomas et al., 20103) (figura 4). Las principales razones de estas recomendaciones fueron: i) la creencia de que aproximadamente el 80 % de todas las tendinopatías se curan en el plazo de un año sin ningún tratamiento; ii) los costes relativamente altos de ESWT en comparación con otras modalidades de tratamiento; iii) el hecho de que, a diferencia de ESWT, se reembolsaron ciertas modalidades de tratamiento (como las inyecciones de cortisona) en los países donde se llevó a cabo la investigación sobre ESWT; y iv) la posibilidad de cobrar al mismo paciente varias veces por tipos de tratamiento ineficientes, lo que ya no era posible después de realizar algunas sesiones de ESWT. Sin embargo, estudios más recientes realizados en países con otro sistema de reembolso (China, Corea) han demostrado que se pueden obtener excelentes resultados con ESWT en pacientes recién diagnosticados. Si la patología se encuentra en fase aguda, se recomienda esperar 1 o 2 semanas para salir de dicha fase.
No, no rompe huesos ni tendones porque la densidad de energía suministrada es inferior a 0,6 mJ/mm2 (incluso con la potencia en 4 bar con el foco de 15 mm). Se ha demostrado que la ruptura de huesos con ondas de choque tuvo lugar en estudios experimentales en perros con densidades de flujo de energía de 5 mJ/mm2.
No debe doler, pero debe ser incómodo (puntuación VAS < 7).
Sí, se pueden utilizar anestésicos locales y no son dañinos. Sin embargo, en el caso de la fasciopatía plantar crónica se demostró en dos estudios independientes que la terapia ESWT repetitiva de baja energía sin anestesia local es más eficiente que la ESWT repetitiva de baja energía con anestesia local (Labek et al., 20054; Rompe et al., 20055). Esto se explica porque los anestésicos locales bloquean las fibras nerviosas periféricas, incluyendo las fibras nerviosas C. Sin embargo, no es posible bloquear las fibras nerviosas C con anestésicos locales y activarlas con ondas de choque (Maier et al., 20036) al mismo tiempo. Además, la aplicación de anestésicos locales limita e incluso puede prevenir la biorretroalimentación del paciente durante el tratamiento.
Sí, puede combinarlos. En el caso de la tendinopatía crónica del tendón de Aquiles, se demostró que la combinación de ESWT radial y carga excéntrica dio lugar a una mejoría estadísticamente significativa del resultado clínico en comparación con la carga excéntrica sola (Rompe et al., 20097), siendo la ESWT radial tan efectiva como la carga excéntrica para esta indicación (Rompe et al., 20078). Lo mismo se demostró para la combinación de ESWT radial y estiramiento específico de fascia plantar en el caso de fasciopatía plantar crónica (Rompe et al., 20159).
No se ha realizado ningún estudio clínico sobre la combinación de ondas de choque + crioterapia. Sin embargo, el Dr. Marc Rozenblat (Centre Coralis, Ozoir La Ferrière, Francia) informó en el congreso 2008 ATRAD (Berlín, Alemania) de que la combinación de la terapia de ondas de choque utilizando el método Swiss DolorClast y la neurocrioestimulación fue satisfactoria en aproximadamente 7000 casos.
Sí, uno de los pilares del método Swiss DolorClast es que su eficiencia se ha demostrado clínicamente. En la literatura internacional de revisión por pares se han publicado muchos ensayos controlados aleatorizados (RCT) que demuestran la eficacia y la seguridad del método Swiss DolorClast. Hasta la fecha, se han publicado 26 RCT sobre el método Swiss DolorClast, 15 de los cuales se han incluido en la base de datos PEDro (busque "radial shock wave" en www.pedro.org.au).
Esto no ha sido probado en ningún estudio clínico. Con respecto a las ondas de choque focalizadas, ningún estudio incluido en la base de datos PEDro ha probado la hipótesis de que la aplicación de 6000 choques en una sola sesión sea tan efectiva como (o más efectiva que) la aplicación de 2000 choques en tres sesiones.
La ESWT ha sido desarrollada para atletas y no atletas. La gran mayoría de los RCT sobre el método Swiss DolorClast se realizaron en pacientes no atletas.
Sí, el aceite de ricino es mejor que el gel de contacto estándar para Maier et al., 199910, “El aceite de ricino disminuye el dolor durante la aplicación de ondas de choque extracorpóreas”. Sin embargo, se recomienda utilizar el gel de contacto estándar suministrado con el dispositivo.

PREGUNTAR AL EXPERTO

¿Desea obtener más información acerca del Método Swiss DolorClast®?

Lea estas Preguntas Más Frecuentes o bien pregunte al experto completando el formulario siguiente.

Cuando se pone en contacto con nosotros, E.M.S. Electro Medical Systems SA, con domicilio social en ch. de la Vuarpillière 31, CH-1260 Nyon, recoge la información personal que nos transmite. E.M.S. utilizará esta información para prestarle los servicios arriba solicitados. Para más información sobre sus datos personales, haga clic aqui.

Acepto que E.M.S. Electro Medical Systems S.A., con sede en Ch. de la Vuarpillière 31, 1260 CH-Nyon, puede utilizar la información personal que he introducido más arriba. Esta información se utilizará para proporcionarme los servicios arriba solicitados. (marcar casilla)

Me gustaría recibir boletines trimestrales de E.M.S Electro Medical Systems S.A. por correo electrónico acerca de sus productos médicos y de la Academia Swiss DolorClast® (SDCA). Entiendo que mis datos se utilizarán para recibir información de márketing y no se reenviarán a terceros. Puedo revocar mi consentimiento en cualquier momento, enviando un mensaje de correo electrónico a info@swissdolorclastacademy.com, con efecto futuro, o haciendo clic en el enlace para darse de baja de cada correo electrónico. (marcar casilla)